Archivo de la etiqueta: Parejas

Algunos sencillos tips para reactivar tu vida sexual en pareja

Estándar

Sexo1

Si quieres resultados diferentes, hazlo diferente!! Así que si quieres reactivar una vida sexual en pareja rutinaria o adormecida y mejorar así vuestra relación puedes empezar por algunas cosas sencillas:
Habla con tu pareja: Explícale a tu pareja lo que te gusta, cómo te gusta y cuánto te gusta. Explícate el menú que quieres para hoy (no siempre nos apetece comer lo mismo). Algunos terapeutas sexuales señalan que convertirnos en profesores sexuales de nuestra pareja revierte en una mayor felicidad para ambos, que tendrán más claros sus objetivos cuando se introduzcan entre las sábanas. Esto puede convertirse además en un nuevo juego de roles muy picante y divertido. La institutriz y su alumno/a o viceversa.
–Dedícale el tiempo necesario. A hacer el amor se empieza desde la mañana. Postergar el contacto físico un poco más de lo que desearíamos, un strip-tease o una conversación subida de tono, un mensajero obsceno a media mañan… No todo es coito en los encuentros eróticos.

–Piensa en ti. Es mucho más sencillo que ambos miembros de la pareja queden satisfechos si cada uno tiene claro sus propios objetivos y se esfuerza en conseguirlos, siempre y cuando no entorpezcan los del contrario. Debido a que hombres y mujeres funcionan de manera diferente en la cama y obtienen placer de formas semejantes pero no iguales, intentar ponernos en el lugar del otro es en muchas ocasiones estéril y altamente improductivo, por lo que una pizca de egoísmo hace que nos concentremos en nuestro placer y en conocernos mejor. Son muchas las parejas obsesionadas por dar placer al otro que se olvidan de su propio placer.
–Cultiva tu erótica. Piensa en encuentros, recuerda los que has tenido más satisfactorios, alimenta pensamientos y fantasías sexuales, lee novelas eróticas, mira películas que te hagan chiste… La gimnasia mental de mantenimiento erótico es altamente necesaria.

1180-755x380
–Juega a algo diferente. Después de convivir varios años con una misma pareja, es altamente probable que el hecho de verse desnudos carezca del encanto de las primeras veces, así que quizá sea bueno tomar el camino totalmente opuesto y empezar a vestirse otra vez. Pero no de cualquier manera, claro está, sino de alguna forma que resulte atractiva para la otra persona: la lencería y la ropa interior de seda o licra, así como algún que otro disfraz, pueden ser buenas opciones. Cómprate ropa interior sexy, intercámbiala con tu pareja o vístela y desvístela con dedicación
–Haz algo diferente, sorprende. Cuando uno comienza a mantener relaciones con una nueva pareja, gran parte de la excitación de los primeros encuentros se halla en ese factor de incertidumbre y misterio que los rodea, y debido al cual no sabemos muy bien qué esperar. En el momento en el que el guion está ya escrito desde hace años y es conocido al dedillo por ambas personas, nos sentiremos como si estuviésemos viendo por enésima vez nuestra película preferida: nos puede gustar mucho, pero ya sabemos cómo acaba. Una postura diferente, un lugar distinto de la casa, una hora inusual en vosotros…
–Queda en un hotel. A veces se hace necesario cambiar totalmente de contexto. Una cita “sórdida” con nuestra pareja puede reactivar una sexualidad adormecida.

images
–Explora tu cuerpo. La ignorancia suele señalar que la autosatisfacción no es más que el último recurso del hombre (o la mujer) desesperado que no es capaz de encontrar un compañero sexual, es decir, la herramienta de los perdedores. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: la mayor parte de parejas sexualmente satisfechas no han renunciado nunca al onanismo, a la masturbación. Conocer en profundidad nuestro cuerpo es esencial para mantener una vida sexual sana, y la masturbación es el complemento ideal a nuestra rutina sexual en pareja.

Sexo

Ángeles Romano Díaz

Cómo vivir en una pareja más feliz

Estándar

96678783-620x400.jpg

Son muchas las parejas que pasan por consulta buscando estar mejor, comprenderse más, sentirse más queridas… Convertirse en una pareja feliz es a veces más sencillo de lo que parece. Tan sólo se trata de prestar un poco de atención a algunos detalles y en ocasiones, por qué no, de quitarle atención a otros.

Las personas no somos perfectas, las parejas tampoco lo son. Con este punto de partida podríamos empezar a cambiar un poco la manera de mirar. A menudo en terapia me encuentro con parejas que no soportan discutir, que han idealizado de tal forma lo que supone estar en pareja que no entra en sus esquemas la idea de que a veces haya malos días, enfados e incluso gritos.

A veces la situación hace necesario pedir consejo externo, pero muchas veces con unos sencillos consejos y cambios podemos aprender a vivir más felices en pareja.

Allá va!!

  1. Admira a tu pareja. Busca en ella lo positivo, activa tu radar para localizar sus virtudes y así fomentarás en ella esas cosas que tanto te gustan.
  2. Busca una pareja que te admire y te lo haga saber. Alguien que te haga “crecer” que te apoye en tus proyectos y decisiones y no suponga un lastre.
  3. Trata de tener más momentos buenos que malos. Si habéis discutido pregúntate si es así como quieres pasar ese día. Si la respuesta es no, haz algo que cambie la interacción. Prueba a no discutir nunca pasadas las siete de la tarde (es una buena forma de no estropear las noches!!) así, si se plantea algo en lo que no estéis de acuerdo se puede aplazar y de este modo meditar bien antes de exponerlo.
  4. Busca un espacio regular para poner al día vuestros “mapas de amor”. Revisar qué espera el otro de la vida, de tí, de su empleo, conocer su nivel de satisfacción con el mundo y sus preocupaciones… En resumen: interésate por tu pareja (de la manera en que tu pareja querría, no de la forma que tu quieres!!)
  5. Crece por separado. Conserva tu círculo vital, tus amistades, tus aficiones… si la casa se sostiene sobre varios pilares es mucho más difícil que la casa falle si un pilar falla. Aprende, lee, ten vida y hazte interesante para el otro.
  6. Tu felicidad es cosa tuya! No dejes a la otra persona la pesada tarea de hacerte feliz. Si bien la persona que te acompañe en la vida tiene responsabilidades para contigo, es importante que recuerdes que la llave de muchos cambios la tienes tú, que no somos naranjas incompletas buscando a otra mitad para dar un buen zumo, sino que somos naranjas completas buscando otras frutas para dar macedonias exquisitas, pero que por si mismas ya tienen sabor.

Ángeles Romano Díaz